Exempleados de banco tico habrían ayudado a expresidente de Perú a abrir cuentas para lavar dinero

Allanamiento-Scotiabank/CRhoy

La Fiscalía Adjunta contra la Legitimación de Capitales y Capitales Emergentes indagó a dos exfuncionarios y un empleado del banco privado Scotiabank, a quienes se vincula con una causa por el presunto delito de lavado de dinero, relacionado con el expresidente de Perú, Alejandro Toledo, según indicó mediante comunicado de prensa.

Los exfuncionarios indagados son el exgerente y la exdirectora de Banca Privada, de apellidos Blanco y López, y la oficial de Relaciones de Banca Privada, de apellido Rugama, respectivamente.

La diligencia fue ordenada por la Fiscalía y se llevó a cabo en el segundo piso del edificio de los Tribunales de Justicia del I Circuito Judicial de San José. La causa penal es la número 13-000051-0618-PE, por presunto delito de lavado de dinero”, informó el Ministerio Público en un comunicado.

La Fiscalía Adjunta contra la Legitimación de Capitales explicó que este momento procesal es cuando a las personas se les indican los delitos que se les atribuye y las pruebas que existen en su contra.

“La persona imputada puede declarar y ofrecer prueba en su favor, o bien, abstenerse de declarar, sin que ello haga presumir su culpabilidad. Se realiza siempre en presencia de un defensor o defensora”, manifestaron las autoridades.

Este caso había sido desestimado en el 2015, sin embargo, la Fiscala General, Emilia Navas, revisó el expediente y aplicó una figura llamada “enmienda jerárquica” y esto permitió la reapertura del mismo.

“El 21 de febrero del 2019, luego de la negativa y reiterada obstrucción del banco privado para suministrar la documentación bancaria ordenada por el Juzgado Penal, se allanaron las oficinas centrales de Scotiabank, con autorización de un juez. En aquella oportunidad, se logró obtener pruebas importantes, las cuales permitieron a los auditores de la Sección de Legitimación de Capitales del Organismo de Investigación Judicial, señalar policialmente la participación de Blanco, López y Rugama en las aperturas irregulares de cuentas bancarias, facilitación en la transferencia de fondos, otorgamiento de créditos, certificados a plazo y otras operaciones financieras en Scotiabank de Costa Rica”, señala el comunicado de la Fiscalía.

Las presuntas acciones realizadas por estas personas tenían el supuesto objetivo de “ocultar, transformar, transferir y dar apariencia de legitimidad a los dineros del expresidente Toledo, producto de sobornos transnacionales de la empresa Odebrecht, manejados en ese banco por personas físicas y jurídicas que servían de testaferros, entre las que se señala Eva Fernenbug, suegra de Toledo. Los montos transferidos entre cuentas y operaciones financieras, ascendieron a los $18,5 millones de dólares”.

El Caso

Durante una de sus visitas a Costa Rica, en el 2012, el expresidente de Perú fue invitado a una cena en la que compartió con el entonces Vicepresidente Luis Liberman, quien fue miembro de la junta directiva y exgerente del antiguo Banco Interfin que fue vendido y pasó a llamarse Scotiabank, donde Liberman fungió como Gerente General hasta que en 2010 asumió la Vicepresidencia de la República. 

Fue en ese banco donde se movieron más de $20 millones en cuentas de personas físicas, como el caso de la suegra de Toledo, Eva Fernanbug y de varias sociedades anónimas como Ecoteva Consulting Group y Ecostate Consulting.

Estas son algunas claves para entender el caso:

1.- ¿Qué es Ecoteva Consulting Group?
Es el nombre (razón social) de una empresa creada y domiciliada en Costa Rica. La empresa habría sido creada con el único fin de lavar activos que venían desde Perú, se depositaban en Costa Rica y poco tiempo después regresaban a manos de Toledo o su esposa Eliane Karp. En la sociedad aparece la suegra de Toledo, Eva Fernenbug.

2- ¿Eso está confirmado?
El abogado Melvin Rudelman de Rudelman & Associates constituyó la empresa en Costa Rica y así lo confirmó a CRHoy.com en 2013

3- ¿A quién le pertenece la empresa?
La dueña y presidenta de Ecoteva es la suegra de Alejandro Toledo. Eva Rose Fernenbug abrió dos cuentas en el Scotiabank de Costa Rica. La primera cuenta la creó en el año 2012 en el mes de febrero y a la misma ingresaron $17.067.538,00 USD (17 millones).

La segunda cuenta se creó en noviembre de ese año e ingresaron en ella $90.369,00. Ambas cuentas habrían sido creadas sin que Eva Fernenbug estuviera presente. Las mismas habrían sido creadas por Avraham Dan On, quien administraba y gestionaba las cuentas a nombre de la señora Fernenbug.

De ese dinero se usaron cinco millones de dólares para comprar unas propiedades en Perú.

¿De dónde salió el dinero?


En su momento, Toledo dijo que el gobierno de Alemania había indemnizado a los judíos sobrevivientes del holocasto y que su suegra había recibido el dinero por ese medio. Luego dijo que era un préstamo del Banco Interfin, que después pasó a llamarse Scotiabank Costa Rica. Efectivamente existe un crédito que solicitaron a ese banco pero que cancelaron solo 89 días después de otorgado, de acuerdo con detalles de la Unidad de Inteligencia Financiera del Perú.

¿Por qué fue cuestionado el crédito?


Eva Fernenbug recibió el préstamo de unos $3 millones de la sociedad anónima Ecoteva Consulting Group, domiciliada en Costa Rica, de la cual eran parte el abogado Melvin Rudelman -titular del bufete que creó la sociedad- la empleada doméstica, Claudia Centeno Fuentes y el guarda de seguridad, José Zamora Alfaro. La empresa no tenía bienes a su nombre y contaba con un capital de 1.200 colones, unos 3 dólares.

¿De qué acusan a Toledo?

El fiscal anticorrupción de Perú, Hamilton Castro, gestor de la captura de Toledo, sustenta el caso en las confesiones del exrepresentante de Odebrecht en Perú, Jorge Barata, quien se acogió a un acuerdo con la justicia y delató al exgobernante y a su cómplice y amigo, Josef Maiman, en cuyas cuentas offshore se depositó el dinero.

De acuerdo con el fiscal, el pedido inicial de Toledo a Odebrecht era de 35 millones de dólares, pero la empresa finalmente le pagó 20 millones de dólares porque, si bien ganó la licitación, el gobierno no cumplió con modificar las bases del concurso para perjudicar a sus competidores.

Según explicó Castro, el soborno se pagó en 18 partes, desde junio de 2006 hasta junio de 2010, incluso cuando Toledo ya había dejado el cargo.

El dinero fue depositado a una empresa offshore, Ecoteva, conformada por Yosef Maiman y la suegra de Toledo, Eva Fernenbug, en Costa Rica. Desde allí se hicieron transferencias para el pago de hipotecas y propiedades en Perú, según la Fiscalía.

Ecoteva ya era investigada por la justicia hace varios años, pero no se había logrado determinar de dónde obtuvo el dinero. Con la confesión de Odebrecht, el círculo se cierra.

Con informaciòn de CRhoy
Compartir

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*