Los seis estados que serán claves en la elección entre Donald Trump y Joe Biden

A medida que se acerca el 3 de noviembre, la pugna se ha reducido a unos pocos estados donde las encuestas muestran muy poca diferencia entre ambos candidatos. Sin embargo, la tendencia sigue a favor del demócrata Joe Biden

A pocos días de conocerse si Donald Trump se quedará cuatro años más en la Casa Blanca, o si Joe Biden conseguirá recuperarla para el Partido Demócrata, los ojos están puestos en el puñado de estados del país que inclinarán la balanza hacia uno u otro candidato.

El sistema electoral de Estados Unidos permite que el candidato que obtiene más votos no sea el que necesariamente gane la presidencia. De hecho, pasó así hace cuatro años, cuando Hillary Clinton ganó el voto popular, pero Donald Trump obtuvo la victoria en el Colegio Electoral, que es el que determina al ganador.

A medida que se acerca el 3 de noviembre, la pugna se ha reducido a unos pocos estados donde las encuestas muestran muy poca diferencia entre ambos candidatos, por lo que están dentro del margen de error. Sin embargo, la tendencia sigue a favor del demócrata Joe Biden.

Aunque ya hay 90 millones de personas que han depositado su voto de manera anticipada, la mayoría de los cuales están registrados como demócratas, aún las cosas no están dichas.

En esta elección, entre los estados clave están Florida, Ohio, Michigan, Wisconsin, Pennsylvania, Iowa, Carolina del Norte, Arizona, Georgia y Texas. De ellos, estos son a los que habría que prestarle especial atención este 3 de noviembre:

Florida

El estado del sol siempre ha sido un estado clave. Desde 1964, todos los presidentes elegidos han ganado en Florida. La única excepción ocurrió en 1992, cuando votaron por George H.W. Bush quien terminó perdiendo la Casa Blanca ante el demócrata Bill Clinton.

Debido a que se trata de un estado diverso, es considerado el estado pendular por excelencia y además otorga 29 votos electorales.

Si bien tiene una importante población hispana -que a nivel nacional suele votar por los demócratas-, los 3 millones de votantes de origen latino que viven en Florida suelen ser más conservadores, sobre todo por la influyente presencia de la comunidad cubana, y más recientemente por la llegada numerosa de venezolanos. No obstante, la mayoría de los puertorriqueños suelen votar por los demócratas, así como otras nacionalidades latinoamericanas, como los mexicanos.

Hace cuatro años, Trump ganó Florida con una diferencia de apenas 113 mil votos con respecto a Hillary Clinton, teniendo en cuenta que en el estado sufragaron casi 10 millones de personas.

En estos comicios, el portal especialista en pronósticos, FiveThirtyEight, le da a Biden el 66% de probabilidades de ganar Florida. Mientras el voto latino parece aún estar dividido, Trump sí tiene el apoyo de los electores blancos, sobre todo de las zonas rurales; mientras que Biden contaría con el voto de los afroamericanos y la mayoría de mujeres.

Aunque el promedio de las últimas encuestas le dan a Biden una ventaja de tres puntos, todavía se considera un empate técnico, y Trump podría vencer por muy poca diferencia en uno de sus estados preferidos, donde además se encuentra Mar-a-Lago, una de sus mansiones más preciadas.

Ohio

Ganar Ohio es clave para las elecciones presidenciales en Estados Unidos. Desde 1964, el candidato elegido en Ohio siempre termina ganando la Casa Blanca. No solo eso, ningún republicano en toda la historia ha ganado sin haber vencido en este estado. Así que Trump, que ganó fácilmente en el 2016, está obligado a obtener acá los 18 votos electorales.

Hasta este sábado, los promedios de las encuestas en el estado, elaborados tanto por RealClearPolitics y 270towin, le dan un empate a Trump y Biden, así que cada voto será definitorio.

En Ohio, uno de los estados representativos del cinturón industrial del país, la división entre el voto rural y urbano es muy clara. El presidente sigue teniendo el apoyo de las zonas agrícolas y mineras; sin embargo, la pandemia de coronavirus ha afectado a muchas localidades, así como el calentamiento global que sigue malogrando muchas cosechas. En tanto, el demócrata -después del fiasco del 2016- ha ganado presencia en los condados más urbanos y donde hay más población universitaria.

Texas

El estado sureño es uno de los más poblados del país y el que otorga mayor cantidad de votos electorales (38) después de California, así que ganar Texas no es poca cosa. Sin embargo, en las últimas décadas ha sido un estado republicano, por lo que no es considerado un estado pendular.

No obstante, en las elecciones de este año, el destino de Texas podría cambiar. Diversas encuestas muestran que hay muy poca diferencia entre Trump y Biden, por lo que ya se presume un resultado reñido. Según RealClearPolitics, Trump apenas tiene 2,3% de ventaja sobre el demócrata en el promedio de sondeos; mientras que 270towin le da una cifra similar: 2,2%.

Que Texas se convierta ahora en un estado clave tiene que ver con el aumento de votantes hispanos, afroamericanos y asiáticos. En los cuatro años transcurridos desde la última elección presidencial, al menos 2 millones de personas se han mudado a Texas, muchos de ellos demócratas llegados desde California, Florida, Nueva York e Illinois, según una investigación de The Washington Post.

En las elecciones legislativas del 2018, el demócrata Beto O´Rourke casi le quita la curul en el Senado al republicano Ted Cruz, quien personalmente le ha advertido al presidente Trump que en Texas se vive “una verdadera carrera electoral”.

Carolina del Norte

El promedio de encuestas de 270towin le da apenas un punto de ventaja a Joe Biden sobre Donald Trump, mientras que la diferencia para RealClearPolitics es de 1,2%. La población del estado es un microcosmos del país, con áreas urbanas donde viven muchos profesionales liberales y moderados, además de votantes negros y universitarios; así como grandes áreas rurales de mayoría blanca y conservadora. Carolina del Norte otorga 15 votos electorales y podría ser determinante en el 2020.

Arizona

Otro estado de tendencia republicana, pero que podría cambiar de color debido al aumento de la población de origen hispano. Arizona ha votado por candidatos republicanos desde 1972, excepto en 1996 para la reelección de Bill Clinton.

El promedio de encuestas de RealClearPolitics y 270towin le da una mínima ventaja a Trump sobre Biden de 0,6%. Arizona da 11 votos electorales pero que podrían ser fundamentales en la elección del próximo presidente de Estados Unidos.

Georgia

Desde 1996, Georgia no ha dejado de elegir a candidatos republicanos para la presidencia. Pero este año la historia también podría variar y convertir al otrora sólido estado conservador en uno demócrata.

En el 2018, la afroamericana Stacey Abrams, una demócrata progresista, estuvo a punto de ser elegida gobernadora, pero perdió ante el republicano Brian Kemp, a quien acusó de valerse de la supresión del voto, práctica que afecta severamente a la población afroamericana.

Este tema podría inclinar la balanza, pues Georgia es un estado con una importante población afrodescendiente (31%), sin embargo, no suelen ir a votar o sus votos no son contabilizados por completo. En las últimas semanas ya han votado de manera anticipada casi 4 millones de personas en este estado.


Compartir

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*