Elon Musk se arriesgó invirtiendo a futuro en energía limpia y obtuvo dividendos

Aparte de su riqueza personal, Elon Musk ha creado innumerables puestos de trabajo, ha contribuido con millones de dólares a organizaciones benéficas y ha encabezado hazañas tecnológicas y de ingeniería que antes parecían imposibles.

No es un secreto que el empresario e ingeniero Elon Musk es algo así como un ícono cultural. Como CEO de SpaceX y Tesla, fundador de The Boring Company, y cofundador de otro puñado de empresas entre sus muchos títulos, Musk tiene ahora el título como el hombre más rico en capital en el mundo (brevemente). Superando al gigante de Amazon, Jeff Bezos, Elon Musk alcanzó este estatus la semana pasada, alcanzando un valor neto estimado de más de 185.000 millones de dólares.

Este logro por sí mismo es una hazaña enorme, pero lo que es más impresionante es la forma en que Musk construyó esta fortuna. Muchos progresistas se apresuran a criticar a las personas que han alcanzado la condición de multimillonarios, sugiriendo que ninguna persona debería tener la oportunidad de acumular tanto capital mientras que otras viven por debajo del umbral de la pobreza. Sin embargo, lo que a menudo se olvida en estos debates es el bien que estos empresarios produjeron para otros y para la sociedad en general.

Si bien una creencia popular puede ser que Musk logró el éxito explotando a otros, parece haber una profunda desconexión entre esta teoría y la realidad. Además de su riqueza personal, Musk ha creado innumerables puestos de trabajo, ha contribuido millones de dólares a merecedoras organizaciones benéficas y ha encabezado hazañas tecnológicas y de ingeniería que antes parecían imposibles. Sus importantes avances han dado paso al progreso, tanto dentro como fuera de sus propias empresas.

Históricamente, la innovación ha sido impulsada por personas como Musk, no por actores gubernamentales.

En lugar de condenar a Musk, deberíamos examinar su camino hacia la prosperidad. Si bien es cierto que Tesla recibió importantes subsidios del gobierno, hay lecciones que aprender aquí, y la principal de ellas es la del poder en los riesgos. Después de todo, si el gobierno va a involucrarse en la industria privada, debería hacerlo ofreciendo incentivos para la innovación, en lugar de castigar o regular excesivamente a los empresarios prometedores.

En 2003, cuando los vehículos eléctricos se consideraban en gran medida un nicho de mercado, Elon Musk fundó Tesla, la famosa empresa de automóviles eléctricos. Con su estrategia de comercialización poco convencional y su atractivo de lujo,Tesla contribuyó de manera significativa a la popularización de los vehículos eléctricos en el siglo XXI.

Desde la fundación de Tesla, la producción de vehículos eléctricos en sí, así como la infraestructura de los vehículos eléctricos (EV), ha crecido astronómicamente. Desde 2003, los EE.UU. han superado el millón de ventas de EV, y la infraestructura sólo ha seguido expandiéndoseTesla allanó el camino para que otros fabricantes de EV debutaran en el mercado. El crecimiento de la industria ha superado las expectativas iniciales y con ello, aceleró nuestro camino hacia un futuro más limpio.

Musk, por supuesto, no tenía forma de saberlo hace 17 años cuando se arriesgó y fundó Tesla. Los empresarios a menudo preceden las tendencias del mercado con sus productos, lo cual es la belleza del mercado libre. Gracias a Tesla y a otras empresas de EV similares, los consumidores tuvieron una nueva opción más sostenible.

Musk es un pionero, y asumió un riesgo que otros no estaban dispuestos a asumir, creando puestos de trabajo, mejorando la sociedad y encabezando desarrollos tecnológicos e investigaciones vitales.

Históricamente, la innovación ha sido impulsada por personas como Musk, no por actores gubernamentales. A menudo se difama a los innovadores por su éxito, a pesar de que encabezan las mismas iniciativas que los de la izquierda suelen instar a los gobiernos a asumir. La diferencia clave, por supuesto, es que los empresarios asumen riesgos con sus propios recursos y a su propia consecuencia, mientras que los gobiernos toman medidas a expensas de los contribuyentes, y a menudo a costa de las libertades personales.

Lo que es fundamental es que Musk no reaccionó ante la exigencia del gobierno de un cierto número de vehículos eléctricos para un determinado año o, como promulgó California a finales del año pasado, una eliminación completa de los vehículos tradicionales de gasolina para el año 2035. En su lugar, Musk creó Tesla porque tenía una idea que creía que beneficiaría y atraería a los consumidores. Afortunadamente para él, el mercado respondió con entusiasmo, y Tesla se convirtió en un nombre familiar en menos de dos décadas.

Musk es un pionero, y asumió un riesgo que otros no estaban dispuestos a asumir, creando puestos de trabajo, mejorando la sociedad y encabezando desarrollos tecnológicos e investigaciones vitales en el proceso. Tuvo éxito porque su enfoque fue uno que el gobierno nunca podrá replicar: un enfoque de creación basado en la ambición, la curiosidad y la respuesta a las demandas del mercado en lugar de un mandato o una política.

Compartir

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*