Bitcoin alcanza un billón de dólares de capitalización en el mercado ¿Qué significa esto para el futuro del dinero?

El Bitcoin alcanzó otro máximo histórico el viernes pasado, ya que su valor total superó,por primera vez en la historia, el billón de dólares. Este movimiento se produce después de un importante repunte que ha hecho que el activo crezca más del 360% en sólo los últimos 4 meses. El precio del Bitcoin se sitúa ahora en 55.000 dólares y pareciera estar dispuesto a subir aún más en los próximos días y semanas.

La creciente conciencia y aceptación de la criptodivisa por parte de las principales instituciones está impulsando esta subida. Tesla, por ejemplo, ha anunciado recientemente que tiene 1.500 millones de dólares en Bitcoin y que aceptará Bitcoin como pago por sus autos. El alcalde de Miami también anunció recientemente que la ciudad planea crear la opción de pagar a los trabajadores o recaudar impuestos en Bitcoin.

Una de las principales razones por las que la gente está entrando en el Bitcoin es porque lo ven como una oportunidad de inversión. Y con su actual ritmo de crecimiento, no es difícil ver por qué. Pero el hecho de que Tesla y la ciudad de Miami se preparen para aceptar el Bitcoin como medio de pago pone de manifiesto que el Bitcoin es mucho más que un activo más.

Las ambiciones del Bitcoin siempre han sido mayores. De hecho, el Bitcoin está destinado a ser el futuro del dinero.

Por supuesto, hará falta mucho para destronar al dólar como moneda dominante en el mundo, pero muchos defensores del Bitcoin son optimistas de que esto puede suceder. Algunos incluso han predicho que un «patrón bitcoin» sustituirá algún día al patrón dólar que actualmente damos por sentado.

¿Pero cómo sería eso? Imagínate que todo lo que ves a la venta -ya sea en Amazon, en el concesionario de coches o en el supermercado- tuviese precios en Bitcoins en lugar de  dólares. Claro, eso puede parecer descabellado, pero diferentes monedas han subido y bajado antes, así que no hay razón para asumir que no podría suceder.

Ahora bien, si queremos entender si el bitcoin superará al dólar, la pregunta clave que debemos hacernos es qué moneda es más adecuada para funcionar como dinero. ¿Qué significa esto? Bueno, los economistas señalan que el dinero tiene tres funciones: es un medio de intercambio, un depósito del valor y una unidad de cuenta. Veamos cómo se compara el Bitcoin con el dólar en cada una de estas funciones.

Un medio de cambio es cualquier mercancía que se utilice para facilitar el comercio, como el oro, la plata o el dólar. Los medios de cambio son útiles porque nos permiten acumular mercancías que son ampliamente aceptadas como pago, lo que hace más fácil comprar las cosas que queremos.

Cuando mucha gente está dispuesta a aceptar una determinada mercancía como pago, se dice que la mercancía es muy líquida. La liquidez es una característica importante del dinero, porque es lo que lo hace útil como medio de intercambio. Así, los mejores medios de intercambio son los que tienen mayor liquidez, porque son más extendidos, que cualquier otra cosa.

Las monedas fiduciarias, como el dólar, tienen obviamente una gran ventaja sobre el Bitcoin en este sentido, pero también tienen algunas deficiencias en este ámbito. Por un lado, puede ser difícil utilizarlas en países extranjeros. Además, el acceso a las instituciones bancarias establecidas es limitado en muchas partes del mundo, lo que dificulta la participación en la economía.

El Bitcoin, en cambio, es universal y cualquiera con una conexión a Internet puede acceder a él. Por eso, a medida que un número creciente de personas esté dispuesto a aceptar el Bitcoin como medio de pago, podríamos ver fácilmente cómo supera al dinero fiduciario como el activo más líquido del mundo.

Otra característica importante de los medios de intercambio es la seguridad, y aquí Bitcoin tiene una clara ventaja. La red Bitcoin está formada por miles de ordenadores en todo el mundo, que verifican constantemente las transacciones. Esta configuración descentralizada hace que sea casi imposible de hackear, lo que significa que Bitcoin es más seguro que cualquier otra forma de moneda.

Aunque el dinero a menudo funciona como un medio de intercambio, también puede funcionar como un depósito de valor. Cuando ahorramos dinero, por ejemplo, esperamos que mantenga su poder adquisitivo a lo largo del tiempo para poder esperar el mejor momento para gastarlo.

Aunque el valor del dinero fluctúa naturalmente según los cambios de la economía, también pueden producirse cambios de valor más perniciosos. El principal es la inflación, que se produce cuando los bancos centrales, como la Reserva Federal, imprimen literalmente nuevo dinero fiduciario. Aunque la inflación es atractiva para los gobiernos que prefieren no gravar a sus ciudadanos de forma más explícita, crea importantes problemas en la economía. No sólo desincentiva el ahorro al devaluar la moneda, sino que también introduce distorsiones en los precios que inevitablemente provocan una mala asignación de los recursos.

La clave para mitigar la inflación es hacer más difícil la producción de dinero. Si se puede frenar el flujo de nueva oferta, la moneda no se degradará tan rápidamente.

Aquí es donde el Bitcoin es particularmente único. Con la forma en que está codificado el protocolo, la creación (minería) de nuevos Bitcoins se hace más difícil con el tiempo. Esto significa que cada año se minan menos Bitcoins, por lo que la tasa de inflación se desacelera constantemente.

Es más, en el año 2140 la minería de Bitcoins se detendrá por completo, lo que supondrá una suma total de 21 millones de Bitcoins. Después de eso, será imposible crear nuevos Bitcoins. No sólo difícil. Imposible.

Lo que esto significa es que el Bitcoin tiene escasez absoluta por diseño. Esto lo hace completamente inmune a la degradación gubernamental, que es la razón por la que tiene tanto potencial como un robusto almacén del valor.

La prueba definitiva de una moneda es si se convierte en una unidad de transacción, lo que significaría que los precios se manifiestan utilizando esa moneda como estándar. El Bitcoin está todavía muy lejos de esa codiciada posición, pero dada su discutible superioridad como medio de intercambio y almacén de valor, es muy posible que algún día hablemos de un patrón Bitcoin.

Lo interesante de cambiar nuestro estándar es que de repente toda nuestra perspectiva cambia. Por ejemplo, mientras que el estándar fiat describiría la reciente volatilidad como una dramática subida del precio del Bitcoin, un estándar Bitcoin describiría el mismo evento como un colapso del valor del fiat.

Y esa, quizás, es la verdadera razón por la que esta noticia es tan emocionante.

Por lo que sabemos, bien podríamos estar asistiendo al principio del fin del dinero actual. Es imposible saber lo que nos depara el futuro, por supuesto, pero con cada repunte del Bitcoin parece más probable que el dinero actual tenga los días contados.

Y en lo que a mí respecta, eso es algo que merece la pena celebrar.

Compartir

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*